Fracturas de Peroné: Tipos, Síntomas y Tratamiento

Fracturas de Peroné: Tipos, Síntomas y Tratamiento

Una fractura de peroné se refiere a una ruptura en el hueso del peroné. Un impacto fuerte, como aterrizar después de un salto alto o cualquier impacto en la parte externa de la pierna, puede causar una fractura. Incluso torcer o rodar un tobillo ejerce presión sobre el hueso del peroné, lo que puede llevar a una fractura.

Tipos de fractura de peroné

Las fracturas en el peroné pueden ocurrir en cualquier punto del hueso y pueden diferir en tipo y gravedad. Los tipos de fractura de peroné incluyen:

  • Las fracturas de maléolo lateral se producen cuando el peroné se fractura en el tobillo
  • Las fracturas de la cabeza del peroné se producen en el extremo superior del peroné en la rodilla
  • Las fracturas por avulsión ocurren cuando un pequeño trozo de hueso que está unido a un ligamento o tendón se retira de la parte principal del hueso
  • Las fracturas por estrés describen una condición en la que el peroné se lesiona como resultado de un esfuerzo repetitivo, como caminar o correr
  • Las fracturas del eje del peroné se producen en la parte media del peroné después de una lesión, como un golpe directo en el área.
  • Las fracturas del eje del peroné se producen en la porción media del peroné después de una lesión, como un golpe directo en el área.
  • Una fractura de peroné puede ser debido a varias lesiones difíciles. Comúnmente se asocia con un tobillo enrollado, pero también puede ser debido a una caída, un aterrizaje incómodo o un golpe directo en el tobillo externo o en la pierna.

Las fracturas de peroné son más comunes en los deportes, especialmente aquellas que involucran saltar, correr o cambios rápidos de dirección, como fútbol, baloncesto y fútbol.

Los síntomas

La hinchazón, el dolor y la sensibilidad son algunos de los signos y síntomas más comunes de un peroné fracturado. Otros signos y síntomas incluyen:

  • Incapacidad para soportar peso en la pierna lesionada.
  • Moretones o sangrado en la pierna
  • Deformidad visible
  • Frialdad y entumecimiento en el pie.
  • Tierno al tacto

Diagnóstico

Las personas que se lesionaron la pierna y se enfrentan a cualquiera de los síntomas deben consultar a un médico para obtener un diagnóstico. Los siguientes pasos se producen durante el proceso de diagnóstico:

  • Examen físico: se realizará un examen exhaustivo, y el médico observará si hay deformidades
  • Rayos X: se usan para ver la fractura y saber si un hueso ha sido desplazado
  • Imagen de resonancia magnética (IRM): este tipo de prueba proporciona una exploración más detallada y puede generar imágenes detalladas de los tejidos blandos y los huesos internos

Se pueden ordenar tomografías computarizadas (TC), gammagrafías óseas y otras pruebas para realizar un diagnóstico más preciso y juzgar la gravedad de la fractura de peroné.

Tratamiento

Una fractura abierta es principalmente el resultado de un trauma de alta energía o un golpe directo, como una colisión o caída de un vehículo motorizado. Este tipo de fractura también puede ocurrir indirectamente, como en el caso de una lesión por torsión de alta energía.

Fractura Abierta (Fractura Compuesta)

En una fractura abierta, una herida profunda expone el hueso a través de la piel o el hueso se asoma a través de la piel y puede verse.

Una fractura abierta es principalmente el resultado de un trauma de alta energía o un golpe directo, como una colisión o caída de un vehículo motorizado. Este tipo de fractura también puede ocurrir indirectamente, como en el caso de una lesión por torsión de alta energía.

La fuerza necesaria para causar este tipo de fracturas significa que los pacientes a menudo recibirán lesiones adicionales. Algunas lesiones podrían ser potencialmente mortales.

Según la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, hay una tasa de trauma asociado del 40% al 70% en otras partes del cuerpo.

Los médicos tratarán las fracturas abiertas del peroné de inmediato y buscarán otras lesiones. Se administrarán antibióticos para evitar la infección. También se administrará una vacuna contra el tétanos si es esencial.

La herida se limpiará a fondo, se examinará, se estabilizará y luego se cubrirá para que pueda sanar correctamente. Una reducción abierta y una fijación interna con tornillos óseos y placas óseas puede ser esencial para estabilizar la fractura. Si los huesos no se unen, un injerto óseo puede ser esencial para promover la curación. Se puede acceder a los implantes ortopédicos, como placas óseas y tornillos óseos, desde los proveedores de instrumentos ortopédicos.

Fractura Cerrada (Fractura Simple)

En una fractura cerrada, el hueso se rompe, pero la piel queda intacta

El objetivo del tratamiento de las fracturas cerradas es volver a colocar el hueso, controlar el dolor, dar tiempo a la fractura para que sane, prevenir complicaciones y volver a la función normal. El tratamiento comienza con la elevación de la pierna. El hielo se utiliza para aliviar el dolor y disminuir la hinchazón.

Si no se requiere cirugía, se usan muletas para la movilidad y se recomienda usar un yeso, una abrazadera o una bota para caminar mientras se realiza la curación. Una vez que el área se ha curado, las personas pueden estirar y fortalecer las articulaciones debilitadas con la ayuda de un fisioterapeuta.

Hay dos tipos principales de cirugía si un paciente los requiere:

  • La reducción cerrada implica volver a alinear el hueso a su posición original sin necesidad de hacer una incisión en el lugar de la fractura
  • La reducción abierta y la fijación interna realinean el hueso fracturado a su posición original usando herramientas tales como tornillos para huesos, placas ortopédicas y varillas

El tobillo se colocará en una bota de yeso o fractura hasta que se complete el proceso de curación.

TOP